Con caminata se celebrará el Día Mundial de la Diabetes

EL ENFERMO Y LA ENFERMEDAD

El Día Mundial de la Diabetes se creó en 1991 como medio para aumentar la concienciación sobre la diabetes, fue instaurada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el propósito es dar a conocer las causas, síntomas, tratamientos y complicaciones. Recordemos que la frecuencia de diabetes es cada vez más alta y tras este enorme crecimiento habrá que buscar la forma de prevenir.

En 160 países del mundo se reúnen el 14 de noviembre para hablar y estimular tanto en niños, adultos afectados de diabetes, profesionales sanitarios, políticos y medios de comunicación y dar así mayor relevancia a la lucha contra esta patología que de forma silenciosa nos ataca de una manera descomunal.

Esta patología está entre las primeras causales de muerte en el mundo, incluyendo nuestro país, además de ser la primera causa de insuficiencia renal, ceguera y amputaciones.

El mensaje central de este año es “OJO CON LA DIABETES”. En nuestra cultura lingüística tiene todo el sentido del mundo puesto que debemos estar “ojo” con los niños gorditos, !ojo¡ con los niños que gastan 3 horas en la televisión o en el celular o en la computadora, !ojo¡ con los que tienen cuello negro o las axilas negras, !ojo¡ con los que tienen cintura más grande (mujer más de 80 cm y varón más de 90 cm) o los que tienen el cuello más ancho (37cm en el varón y 34 cm en la mujer) porque todos ellos en el futuro tienen posibilidades de ser diabéticos y no serviría de nada si no hacemos lo necesario para prevenir esta catástrofe.

La provincia de El Oro al igual que la de Manabí son las que cuentan con más casos porcentuales de diabetes.

 SALUD MENTAL Y DIABETES

Incertidumbre, miedo, ansiedad o enfado, estrés o depresión son algunas de las reacciones que siguen al diagnóstico de diabetes, muchas veces considerada como la “enfermedad que no duele” lo que provoca reacciones como el miedo o estrés.

Y es que una de las primeras reacciones suele ser la de incredulidad: “Esto no me puede estar pasando a mí”.

Aceptar la patología y cumplir el tratamiento son aspectos fundamentales para el auto cuidado del enfermo. La labor del psicólogo se centra en enseñar al paciente a adquirir hábitos saludables; disminuir el miedo, ansiedad, tristeza y otras emociones negativas que puedan aparecer; mejorar la comunicación con sus familiares y amigos y controlar los niveles de estrés para lograr mejorar su calidad de vida tanto física como emocional.

Por eso, además del tratamiento médico, el psicológico es fundamental para combatir esta patología, ya que entre otros aspectos mejora la adherencia al tratamiento y la aceptación de la misma por parte del paciente.

EL ENTORNO

La familia es un apoyo importante para el paciente diabético, por lo que, la descomposición metabólica del paciente, estaría directamente relacionada a una falta o insuficiente apoyo por parte de grupo familiar, ya sea limitando y/o  obstaculizando el adecuado control y tratamiento de la enfermedad.

Por lo tanto, en la medida que sea incorporado un “integrante de la familia” o un cuidador en el control y tratamiento del paciente diabético, sumando a la colaboración y compromiso del resto del grupo familiar y amigos como también lograr acercar al paciente a su red social de apoyo, obtendremos mayor comprensión por parte del paciente y su familia en relación a la enfermedad, logrando adhesividad al tratamiento y con ello, mayor composición metabólica en él.

La familia es caracterizada por el compromiso con el régimen y teniendo expectativas realistas.

Típicamente los miembros de la familia se convierten en educadores de la enfermedad, ofreciendo estimulo, mostrándoles ayuda cuando lo precise, pero recordando no juzgar.

Es decir, cuando en una familia un miembro tiene una enfermedad crónica (cardiopatía hipertensiva, diabetes, esclerosis múltiple), es la familia y en especial un miembro de ella, generalmente la madre, esposa, hija, la que pasa a ser cuidadora principal del paciente, sobre todo si el paciente está en las edades extremas de la vida (niñez o ancianidad). La cuidadora se ha de ocupar de las atenciones materiales: preparación de la dieta adecuada, supervisión del cumplimiento terapéutico así como de las revisiones periódicas, etc. Además, tanto la persona cuidadora como los demás miembros de la familia son la principal fuente de apoyo emocional y social del paciente y quienes le pueden ayudar en la enfermedad.

ACTO

Para conmemorar esta fecha el Hospital Teófilo Dávila de Machala realizará una caminata con alrededor de 70 pacientes que componen el Club de Diabéticos de esta casa de salud, quienes reciben valoración médica, medicina y charlas psicológicas periódicamente.

El acto inicia a las 8:30, con una caminata por el parque Colón y luego en los patios del hospital se realizarán actividades lúdicas y evento cultural.

Deja un comentario