Arthur, el perro ecuatoriano que conquista Europa

Los miembros del equipo Peak Performance nunca imaginaron que a cambio de una albóndiga, Arthur les daría su amor incondicional. El representativo sueco comenzó con 4 integrantes su andanza en el Mundial de Deporte Aventura ‘Huairasinchi Explorer 2014’, pero terminó con 5. El perro mestizo se convirtió en un integrante improvisado, un amigo fiel que cruzó lodo, agua y espesa vegetación con tal de nunca separarse de sus nuevos amigos.

Una vez en Quito, Mikael Lindnord, Karen Lundgren, Simon Niemi y Staffan Björklund apuraron los trámites y podrán llevarse el can a su país. Retornarán a Europa con el regalo impensado que les dio la expedición extrema organizada en Ecuador.

Pasó de todo

En la página web de Peak Performance, los atletas relatan que cuando el animalito se les acercó por comida, a su lado había otros elencos, así que después de darle un poco de carne pensaron que se quedaría tranquilo. Solo después de retomar la marcha repararon en que él seguía con ellos.

Cuando Michael Dammer, responsable de la seguridad en los sitios inaccesibles del mundial, los vio llegar con el perro a la fase de cuerdas que contemplaba el tramo de 159 kilómetros en bicicleta entre El Meridiano e Independiente, quedó sorprendido.

“Al parecer el perro se les unió después del punto de transición en Oyacachi. Es increíble que haya perseguido las bicicletas en tamaña distancia”, menciona.

Otra situación que le causa incertidumbre es dónde estaba el perro cuando los exponentes debían pasar por las cuerdas, pues si asomaba junto a ellos en ese momento, Dammer no hubiera permitido que lo suban, sobre todo porque cualquier factor externo a la lid puede poner en riesgo a los competidores.

El montañista sospecha que Arthur se quedó junto a las bicicletas y esperó que sus compañeros retornen a tomarlas. “Es como si entendiera lo que ocurre”, analiza.

Sin embargo, lo que más le llamó la atención es la lealtad de las mascotas. Dammer registra algunas experiencias con perros que, pese a circunstancias adversas, persisten en continuar el camino con sus dueños, suceda lo que suceda.

A la memoria se le viene un perro poodle que se encariñó con un grupo de estudiantes del centro Nahual, una escuela de deportes de aventura que Michael y sus hermanos fundaron hace 14 años.

“Les dije a los jóvenes que por seguridad y por la propia salud del animal no era aconsejable llevarlo al glaciar del Cotopaxi. Así que lo dejamos en el refugio de la cara sur, encerrado en una jaula. El perro se dio modos, escapó y 3 horas después nos alcanzó en el campamento alto. Ascendió con nosotros a la cumbre”, revela.

La constancia de Arthur no es menor a la de aquel poodle. Mikael Lindnord, capitán de Peak Performance, comenta que al culminar el trekking de 40 kilómetros por la reserva ecológica Mache Chindul, creían que el can se quedaría al arribar a la orilla del río Cojimíes para emprender el último trecho de remo en kayak.

No fue tal. Al verlos alejarse en los botes, el can se lanzó al agua y nadó hacia ellos. Hizo un esfuerzo grande, tanto que los atletas no podían dejarlo a la deriva. Lo treparon a una de las canoas y, cuidando de no golpearlo con las paletas, bogaron 59 kilómetros hacia Portete. Arthur resistió las 15 horas de navegación que les impuso la corriente.

El sábado, al cruzar la meta en Mompiche, la presencia del cuarteto junto al perro generó sorpresa y admiración. Arthur era tratado como todo un personaje y sus amigos de travesía acababan de convertirse en héroes.

Santiago López, director de la carrera, asegura que en ninguno de los huairasinchis (2003 a 2013) vio algo parecido. Es la primera ocasión que una plantilla brega con una mascota.

“Al estar ellos en el trekking de Mache Chindul ya sabíamos que venían con un perro. Muchos pensaron que el río lo detendría. Nadó bastante para no quedarse. Yo los recibí en Mompiche y Arthur estaba con ellos, no se les separó ni por un momento. Es más, salió a caminar con ellos en la localidad”, asevera.

El directivo añade que si bien los miembros de Peak Performance no les pidieron ayuda para gestionar la salida del país de Arthur, extraoficialmente se enteraron de que hubo un acercamiento con el consulado de Suecia para tramitar el permiso.

Lo que sí se confirmó es que muchas organizaciones animalistas y médicos veterinarios estaban prestos a colaborar con el perro. La idea era examinar su estado y, en caso de necesitarlo, ayudarle a recuperarse. Finalmente,  Mikael Lindnord podrá volar con su compañero a Suecia.

La historia del perro dio la vuelta al planeta. Cultores de deporte aventura y organizaciones de protección contra el maltrato animal se manifestaron solidarios con Arthur y esperan que su tenacidad aporte a crear conciencia sobre el respeto a las faunas urbanas y silvestres.

“Arthur y Mikael son un ejemplo de la conexión entre el hombre y la naturaleza. Es respeto por la vida”, cita Michael Dammer.

Donación

Ecuador Finalín, el equipo con el segundo mejor desempeño en la justa, anunció que donará un porcentaje de su premio económico a Arthur y otro porcentaje a una fundación de rescate animal. No se especificaron los montos porque los valores de las bonificaciones debían ser revelados ayer durante la premiación a los mejores expedicionarios.

A los estímulos entregados por los organizadores, Finalín otorgaría recompensas a los 3 combinados ecuatorianos mejor colocados. Estos son Ecuador Movistar, tercero en la clasificación general; Finalín, decimotercero, y Guambras Biosil Powerade, decimoséptimo.

Gustavo Cevallos, capitán de Finalín, es un amante consumado de los cánidos. No por nada muchos de sus entrenamientos los realiza con Tristán, un perro de raza golden retriever, que aguanta calor o frío con tal de cuidar y sentirse querido por su amigo.

Datos

Arthur fue sometido a una serie de exámenes médicos y ayer recibió la autorización para viajar a Suecia. Los veterinarios lo vacunaron contra la rabia, valoraron su estado de salud y le instalaron un microchip, como exige la Unión Europea para dejar entrar animales a su territorio.

De acuerdo a una estimación de Michael Dammer, montañista y experto en seguridad  de competencias extremas, Arthur recorrió alrededor de 400 kilómetros junto a sus compañeros del Team Peak Performance.

En 2012 Gonzalo Calisto, miembro del equipo Ecuador Movistar, también encontró un perro mientras corría la Ultra Maratón de los Andes en Argentina (160 kilómetros). Calisto ganó esa brega junto al can.

Una vez en Suecia, Arthur pasará una etapa de cuarentena. Luego podrá ser retirado por Mikael Lindnord. La atención al perro demandará una inversión de $ 6.700.

Fuente: http://www.telegrafo.com.ec

 

 

Deja un comentario